SU HISTORIA


 

Torregarcía

 

 

Cala Higuera

 

 

Cerro de La Testa


     

 

 Desde la antigüedad el entorno de Cabo de Gata  ha sido más una zona de paso que de estancia humana propiamente dicha, debido a sus duras condiciones climáticas y a su localización más bien agreste.

     Debido a la gran aridez de la zona costera de El Cabo de Gata, los asentamientos humanos tienen lugar en una fase tardía del Neolítico( III milenio a. C).,cuando ya era posible la agricultura de regadío por irrigación, y el relativo control de la inundación de los campos por las avenidas irregulares de los ríos y de las tormentas, mientras que en zonas próximas se desarrolla la última fase del Neolítico.

 

     De las noticias que en nuestros días tenemos de los asentamientos humanos en la zona, la más antigua data del Mesolítico (hace unos 10.000 años), con los restos encontrados de una talla en piedra  en el paraje de Los Escullos.

   De la cultura de Los Millares, entre finales del Neolítico y principio de la Edad del Cobre (2.500-1.800 a.c.), tenemos en el paraje conocido como El Barranquete una necrópolis con 11 enterramientos en “Tholos” excavados , datados en 2.330 a.c.

     De este mismo periodo tenemos también los hallazgos de  El Tarajal y el de Amarguilla en el Cerro de Las Palomas, ubicado también en el citado Barranquete;  existen otros vestigios en las localizaciones de Los Escullos y en la zona de Genoveses.

     En el periodo de la Cultura Argárica (1.800-1.300 a.c.) tenemos vestigios de restos hallados en La Molatilla, en la barriada de Las Negras.

    Los navegantes fenicios llamaron al Cabo de Gata “Promontorio Charidemo” en su paso hacia Tartesos .

    Se cree que en El Cabo había un templo dedicado a una diosa; los púnicos la llamaban Tartea, los griegos Afrodita y los romanos Venus, debiendo este templo haber estado ubicado en el Cerro de La Testa.

    La ocupación romana dejó también muchos restos materiales  en toda la zona: cepos de ancla y ánforas en El Cabo, así como  en las playas de San José,  Cala Higuera, Los Escullos y  Rodalquilar, así como fábricas de salazón en la zona de Torregarcía.

    La minería tuvo también su importancia para los romanos, existiendo restos de una necrópolis romana en la zona de Rodalquilar.

 


 

Salazones Torre García

 

 

 

 

Salazones Torre García

 

  

Salazones Torre García

 

El Plan de Ordenación de los Recursos Naturales relaciona los siguientes yacimientos arqueológicos:

  • Yacimientos calcolíticos en Amarguilla, Barranco de Poyatos, Cala Higuera, Caretones del Playazo, Casas de la Palma, Cortijo de la Capitana, Cortijo de Pascual, Cortijo del Gitano, El Barronal, El Paraíso, El Pozo de los Frailes, El Pozo del Capitán, El Saltador Bajo, Hortichuelas Altas, Hoya del Paraíso, La Isleta del Moro, Las Pedrizas, Las Presillas Bajas, Loma Molino, Los Corralicos de los Moros, Los Escullos, Playa de los Genoveses y Torre de la Testa.
  • Yacimientos de la Edad de Hierro en Cala Higuera.
  • Yacimientos de la Edad de Bronce en Hortichuelas Bajas, La Joya, La Molatilla y Rambla del Granadillo.
  • Vestigios romanos en Cerro del Cinto, Las Rosas, Los Escullos, Las Salinas de Cabo de Gata y San José y Torregarcía.
  • Restos medievales en Cerro de San Miguel, Ensenada de Media Luna, La Cruceta, Valle del Sabinar y el yacimiento subacuático pecio dressel 20-pecio medieval.
  • Yacimientos de la Edad Moderna en Los Escullos.